, MAQUILLAJE PARA VESTIR DE MANTILLA EN SEMANA SANTA

MAQUILLAJE PARA VESTIR DE MANTILLA EN SEMANA SANTA

, MAQUILLAJE PARA VESTIR DE MANTILLA EN SEMANA SANTA

MAQUILLAJE PARA VESTIR DE MANTILLA EN SEMANA SANTA

La mantilla es una prenda tradicional española ya que ninguna otra nación la lleva en su vestimenta femenina, excepto las mujeres hispano americanas, a las que les llegó junto con otras muestras de nuestra cultura hispana.

, MAQUILLAJE PARA VESTIR DE MANTILLA EN SEMANA SANTA

Las mantillas de encaje empezaron a usarlas exclusivamente las damas de alta condición social hacia el siglo XVII ya que las mujeres de clase más humilde las llevaban de paño o a lo sumo de seda, aunque su uso no se generalizó hasta entrado el siglo XVIII.

Durante la Semana Santa, los diferentes pasos procesionales cuentan con numerosas mujeres que visten el clásico traje de mantilla, siguiendo un protocolo de vestimenta que puede diferir en detalles de una cuidad a otra pero que básicamente consiste en un elegante traje de luto.

El vestido será negro, enterizo, con un escote moderado y apenas encajes. Lo más sencillo y elegante posible, con un largo nunca por encima de la rodilla y la manga larga o francesa.

Las medias han de ser negras y lisas, no opacas ni tupidas ni con brillos, encajes o dibujos. El zapato será negro, cerrado o de salón y de tacón medio (como mucho 7 centímetros).

El look, lo más sobrio posible, se completa con un misal, unos guantes y un rosario. Los guantes, el misal e incluso el rosario, al día de hoy, son opcionales.

En cuanto a las joyas, siempre de plata envejecida (se admite plata normal, oro blanco, platino y similares, nunca oros ni dorados). Y como último toque una cadena o gargantilla con crucifijo, pendientes, y el broche para la mantilla (este último imprescindible).

, MAQUILLAJE PARA VESTIR DE MANTILLA EN SEMANA SANTA

En cuanto a la peina, teja o peineta, lo adecuado es que sea de carey aunque en la actualidad las hay de material plástico que pueden cumplir su papel aunque, evidentemente, no es lo mismo.

La mantilla será siempre de blonda o chantilly. Una vez colocada en la peina, ha de quedar algo más larga que el vestido y los dos picos parejos.

Un dato, por lo general desconocido, es que en Jueves Santo la mantilla permite ver el pelo al descubierto mientras que en Viernes Santo la tradición marca llevar el cabello cubierto.

El maquillaje será sobrio y natural, nada de ahumados intensos o eyeliners evidentes. Por supuesto seremos cautos también con los rubores y los labiales, que no han de ser nunca ni intensos ni llamativos.

 

A continuación detallamos las claves para realizar un maquillaje para vestir de mantilla muy favorecedor y sin salirnos del protocolo.

  • La base de maquillaje deberá tener un acabado lo más ligero y natural posible, siempre de nuestro mismo tono de piel.
  • El colorete será de acabado mate y natural, ligeramente rosado y que no marque demasiado el pómulo.
  • Las sombras correctas serán de tonos cálidos, visión o marrones, mates y de color suave. Podemos también , con un pequeño toque de sombra más oscura, marcar ligeramente la V externa pero descartando siempre el negro y sin enmarcar demasiado el ojo. NO HEMOS DE OLVIDAR QUE EL LOOK COMPLETO REPRESENTA LUTO Y SOBRIEDAD.
  • El eyeliner está permitido pero debe ser fino y discreto. Tenemos que procurar que sea favorecedor pero sin proyectarlo demasiado para que no sobresalga demasiado de la línea de las pestañas.
    Tanto para el eyeliner como para la línea de agua utilizaremos un tono marrón oscuro o chocolate ya que el negro tiende a endurecer las facciones mientras que los marrones siempre tienden a suavizar un poco más los rasgos.
  • La máscara de pestañas en negro y, para curarnos en salud con las emociones, mejor usarla warerproof.
  • Las cejas , aunque sea un look sobrio, no debemos olvidarlas. Sólo hemos de tener en cuenta que el color sea idéntico al de las cejas naturales y no enmarcarlas demasiado, por lo mismo que mencionábamos antes, para no endurecer las facciones.
  • El labial debe ser natural aunque no “nude” porque no buscamos borrar el labio. Usaremos pues un tono rosado y favorecedor o un tono muy ligeramente intenso, si la persona así lo requiere, y nunca perfilado en un tono más oscuro. Se trata de darle presencia pero sin excedernos.
  • Y por último recomendamos no caer en la tentación del contouring. Por mucho que sea tendencia no es nada adecuado pera este tipo de eventos, ya que esa técnica está pensada para el maquillaje de fotografía o teatro. Resultaría antinatural. Por el contrario podemos utilizar un iluminador suave o un toque de polvo bronceador, pero insistimos… siempre con moderación.
  • En cuanto al la manicura, será en tonos pálidos, una buena manicura francesa o un rosita pálido es lo ideal

Básicamente se trata de realizar un maquillaje favorecedor pero acorde con la situación de sobriedad y respeto.
Y porque una imagen vale más que mil palabras, a continuación vemos un precioso ejemplo de como debe ser un maquillaje para vestir de mantilla, siempre según lo que indica el protocolo.

No Comments

Post a Comment